Barcelona en un Balón: un Derbi de Fuerzas Desiguales

Viernes 21 de Noviembre de 2014

FC Barcelona y RCD Espanyol juegan el derbi con más historia de la Liga.

La cita es el domingo 7 de diciembre, en el Camp Nou, a las cinco de la tarde. Dos equipos de la misma ciudad pero antagónicos en muchas cosas, enfrentados por una rivalidad ya centenaria, que estalla como choque de pasiones cuando se enfrentan en partidos que valen mucho más que tres puntos.
 
El orgullo, y sobre todo la licencia para regodearse ante el rival, vecino, familiar, compañero de trabajo o de tertulia, saben mucho mejor al aficionado culé o periquito que los tres puntos en juego. Este es el sentido de un derbi, su gran atractivo, que se mantiene a pesar de que los dos representantes catalanes de la Primera División son actualmente dos clubes alejados en casi todo, al margen de la geografía.
 
FC Barcelona vs. RCD Espanyol Derbi

El Barça, respaldado por una enorme masa social, mayoritaria en la ciudad condal y en toda Catalunya, con un potencial económico a la altura de los otros grandes de Europa, y un equipo lleno de estrellas obligado a competir al más alto nivel y a ganar por lo menos uno de los grandes títulos de la temporada: Liga, Champions League o Copa del Rey.
 
El Espanyol, de dimensiones y objetivos mucho más humildes, siempre en minoría en presencia social y mediática, con un bloque de jugadores formados mayoritariamente en su propio fútbol base, y la permanencia como objetivo, acaso disputar la Europa League como sueño de sus fieles más optimistas.
 
El primer derbi barcelonés data del 23 de diciembre de 1900, partido que terminó con empate sin goles en un ambiente de confraternidad. Sin embargo, pronto creció la tensión entre ambas entidades en el contexto del ‘Campionat de Catalunya’, competición oficial de gran prestigio entonces, y clasificatoria para la Copa de España, único torneo en que se medían los mejores equipos de todo el estado. Tensión en el terreno de juego, y rivalidad entre aficiones, que fue creciendo hasta que en 1924 se registraron los primeros incidentes serios en el llamado ‘derbi la xavalla’, en los que el lanzamiento de monedas por parte de ambas hinchadas en el estadio de Les Corts provocó la suspensión del partido y posterior reanudación a puerta cerrada.
 

Más que fútbol, más que colores

 
La dictadura que sufrió España entre 1939 y 1975 añadió un componente político a la rivalidad entre los dos grandes equipos de la ciudad, pues el Barcelona se había asociado al catalanismo y la República antes de la guerra civil, y se erigió en símbolo y punto de encuentro de la causa catalana en tiempos de prohibición y represión. Mientras, muchos identificaron el nombre de su rival ciudadano como muestra de simpatía con el españolismo político.
 
Tras el fin de la dictadura el componente político fue perdiendo intensidad, el Espanyol catalanizó su nombre en los años ochenta, y actualmente solo se mantiene en grupos de hinchas radicales muy minoritarios.  
 
La rivalidad también ha evolucionado, y mucho, en el aspecto deportivo: aunque el Barça siempre ha sido el equipo grande y rico de la ciudad y el Espanyol más humilde y modesto, los derbis siempre habían sido a lo largo de la historia encuentros disputadísimos, vibrantes, e incómodos para el equipo visitante, al margen de si se jugaba en terreno ‘culé’ o ‘perico’.
 
 

Goleadas y sorpresas

 
Pero el fútbol es caprichoso, impredecible… y un buen planteamiento táctico, un sobreesfuerzo colectivo, una mala tarde de las estrellas del equipo rico y una pizca de suerte se pueden conjurar para hacer saltar la sorpresa.
 
A ello se aferran los aficionados ‘pericos’ ante cada derbi, recordando el ‘Tamudazo’ de 2007, cuando un gol del entonces capitán e ídolo perico Raúl Tamudo (ahora en el Sabadell, de segunda división) a dos minutos para el final supuso el empate a 2, y el golpe definitivo a las aspiraciones locales de ganar la Liga. O los dos goles del ex barcelonista De la Peña en 2009, que callaron los gritos de ‘a segunda’ de parte del público del Camp Nou en la última victoria blanquiazul en casa de su vecino y enemigo número uno.
 
Desde la hinchada culé, el derbi se afronta de forma distinta: el gran rival es el Real Madrid, la animadversión por el Espanyol no es tan grande, pero se espera, casi se exige, goleada: por considerarlo un rival de menor potencial, y para dejar claro al vecino y rival cual es el club grande de la ciudad. 62 victorias, por tan sólo 9 empates y otras 9 derrotas, cimientan la confianza ‘culé’ ante un derbi liguero disputado en su estadio, y dos 4 – 0 en las tres últimas temporadas dejaron satisfecho al exigente público del Camp Nou. Pero el último precedente, el de la temporada pasada se resolvió con un inquietante 1 a 0…
 
¿Podrá un equipo formado por Casilla, Colotto, Moreno, Cañas, Vázquez y Caicedo sorprender en su propia casa a los Piqué, Alves, Busquets, Xavi, Iniesta, Messi, Suárez y Neymar? La lógica deportiva indica que no… pero el fútbol no obedece a estereotipos. Y tal vez la inspiración de Sergio García, magnífico delantero criado en el humilde barrio del Bon Pastor, en la periferia de la Ciudad Condal, y formado, por cierto, en el fútbol base del Barça, se empeñe en contradecir la lógica.
 
En cualquier caso, el Barça – Espanyol es siempre un partido interesante, atractivo en lo futbolístico con jugadores de alto nivel sobre el césped, y con un ambiente especial, propio de la histórica e irreconciliable rivalidad entre vecinos. Ticket Bureau es agencia oficial tanto del FC Barcelona como del RCD Espanyol, con entradas disponibles para todos los partidos en casa de los dos equipos barceloneses. Para el derbi de este año te ofrecemos las mejores butacas del majestuoso Camp Nou para disfrutar de un partido lleno de historia.